Viernes, 11 de abril de 2014

Despertando conciencias

Despetando conciencias

Despertando conciencias. El despertar del día. ( imagen by MSAM)

Es importante comprobar como hay un interés sincero por parte de los profesionales acerca del liderazgo y habilidades directivas, y del papel importante que desempeña en el rol del líder la llamada inteligencia emocional, ya tratada en artículos anteriores. Y me congratula mucho cada vez que menciono estos temas como al otro lado mis interlocutores prestan atención y muestran una gran disposición para cambiar opiniones y sobre todo, y muy interesante, querer trabajar desde sus fortalezas para alcanzar las metas que se han propuesto para llegar a ser grandes líderes. La preocupación que muestran todos por querer hacer mejor las cosas de lo que lo han hecho quienes les han dirigido o liderado a ellos, y aprender de las debilidades de aquellos para no incurrir en ellas y acrecentar sus fortalezas para conseguir llegar a donde sus expectativas les lleven con la sana certeza de querer aprender, mejorar y dar a sus equipos aquellos que otros no les dieron.

Todos/as saben en qué no deben incidir, todos expresan la satisfacción de querer un mundo mejor para sus equipos, donde el ambiente de trabajo sea un entorno favorable, donde estemos más cercanos unos a otros para conseguir los resultados, y ese lugar,  donde pasamos un gran porcentaje de nuestro vidas, un sitio mucho más sano y cordial en el que impere la sonrisa y las ganas de trabajar para una sociedad mejor.

¿Estamos despertando conciencias? Es probable. Tiene que haber después de tanta incertidumbre en los últimos años, una luz que guíe a aquellos que quieren cambiar para ser responsables del giro que le quieren dar a sus vidas, en su movimiento arrastrar a otros y entre todos gestionar ese cambio.

Y preguntémonos, parafraseando a Steve Jobs :“Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?. Si la respuesta es No durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo”.

” Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo “ decía A. Tolstoi. Empecemos por cambiarnos a nosotros mismos primero, luego vendrá lo demás. Es como el querer, no podemos querer a nadie si antes no empezamos por querernos a nosotros mismos.

Si te ha gustado este artículo compártelo en redes sociales y haz tus comentarios aquí. Gracias. 
;-)


Por Montse Sánchez-Agustino
 
 
 
Deja tu comentario