Jueves, 25 de septiembre de 2014

Empleados tóxicos

Cicuta Empleados tóxicos

Cicuta (Conium maculatum) . Imagen by MSAM

Si en post anteriores les hablaba de un tipo de espécimen que existe en las organizaciones, los jefes tóxicos, hoy y aunque entonces ya los mencioné en el mismo post, voy a dedicar estas líneas a los empleados tóxicos a los que nos les quise dar la importancia de los primeros en aquella ocasión, por carecer de la misma, pero a los que hay  que tener si se puede, a distancia y controlados.

Hace unos días una antigua colaboradora mía, gran conocedora de su trabajo, gran profesional y además, inteligente y guapa, ¡ya verán porque digo esto último mas adelante!, se quejaba de lo insoportable que le está haciendo su vida profesional una “compañera” de trabajo.

Me decía que no lo podía entender…tras deliberar sobre el asunto, aunque con reticencias no nos quedó otra alternativa que hablar de la envidia. Y hoy leyendo un dominical, leo un artículo de Juan Manuel de Prada acerca de este mal endémico de nuestro país, por el que se ven muchos aquejados y sin cura. De él recojo una frase suya ” la envidia se entrevera de un orgullo que no soporta reconocer la superioridad del prójimo”. Esto es precisamente la fuente de problemas de mi colaboradora, ya que su compañera no soporta reconocer su superioridad, de esta manera sus actuaciones son de rechazo, de difamación y hasta de la osadía de poner en boca suya no sólo mentiras, sino su libre interpretación de los hechos siempre con la tilde puesta en desacreditar, lo que hace con el fin de dar rienda suelta a su incompetencia.

Podemos incluso definir este tipo de ejemplar configurando un prototipo que abunda por doquier en todo tipo de organizaciones, de lo que más destaca es su propio reconocimiento interno  de inferioridad, son sus debilidades lo que le hacen estar vigilante pues se ve amenazado, y llevando el caso al mundo animal, ¡ya sabemos como se comporta un animal amenazado! , acorralado y en posición de ataque.  Este ejemplar además, suele estar cerca de jefes a los que les gusta que les den coba y que probablemente con mala dirección en sus equipos, pues ésto, al igual que cuando un profesor quiere coger a un alumno copiando, lo coge, al buen líder no se le escapa nunca  este tipo de comportamientos entre los miembros de su equipo.

¿Qué hacer ante este diferente tipo de acoso? Es difícil dar una respuesta certera pues no todas funcionan, desde el acercamiento para que no nos sienta como una amenaza,  esperar al que el tiempo quite y dé la razón dirían algunos para no darle mas importancia que la tiene, aunque si bien el tema prospera, mi recomendación es hablar con el superior inmediato.

Permítanme terminar parafraseando a Castellani, como lo hace Juan Manuel de Prada magistralmente en su artículo: “¡Igualdad!,  oigo gritar/ al jorobado Fontova. / Y me pongo a preguntar: / ¿Querrá verse sin joroba/ o nos querrá jorobar?

Si te ha gustado este artículo compártelo en redes sociales y haz tus comentarios aquí. Gracias. 


Por Montse Sánchez-Agustino
 
 
 

1 comentario.

  • mar
    7-10-2014

    Muy bueno conciso y muy certero

Deja tu comentario