Jueves, 16 de enero de 2014

Empoderamiento

Empowerment

Empowerment. (Imagen by M.Vidal)

De la palabra anglosajona empowerment que significa dar poder. En el argot empresarial tiene que ver con delegar, algo que a todos nos cuesta porque pensamos que los demás no lo van a hacer exactamente como nosotros lo haríamos o nos da miedo que se equivoquen.

Delegar se basa en el principio de confianza. Así le decía yo, hoy, a un directivo con una empresa potencialmente sobresaliente. Me expresaba lo difícil que era delegar, y lo entiendo, sobre todo cuando creemos que nosotros hacemos bien las cosas y nos genera incertidumbre de que en quien deleguemos lo haga bien o al menos como nosotros lo haríamos.. que siempre pensamos que es la mejor opción.

Basándonos en que no somos imprescindibles, nadie lo es, la opción de delegar nos resta trabajo y la opción de confiar y comprobar que no nos hemos equivocado en encomendar y hacer responsable ( que no quiere decir que quien delega pierda la responsabilidad) de un asunto a algún miembro de nuestros equipos nos erige en mejores directivos, mejores líderes.

A quienes dependen de nosotros debemos darles “ el poder” de confiarles responsabilidades en función de sus capacidades, aún pudiendo equivocarse. ¿ O acaso nosotros no nos hemos equivocado alguna vez? Claro que sí. ¿ Y no hemos aprendido del error? También.

Charles Dickens decía : Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender” o como dijo Antoine de Saint-Exupery : “ El fracaso fortifica a los fuertes”. Nuestros equipos tienen que poder equivocarse y aprender del fracaso pues ello forja su experiencia y por ende la nuestra.

No podemos delegar en cualquiera de nuestros colaboradores y no podemos delegar cualquier asunto en ellos, sino aquellos acordes a sus capacidades.

La primera vez que deleguemos y veamos con satisfacción la recompensa del trabajo bien hecho, y, sorprendidos de que incluso lo han llevado a cabo mejor que nosotros, nos alegraremos de la decisión tomada y recibiremos el premio de que podemos contar con un colaborador más, que, con seguridad, empoderaremos más.

Delegar forma parte de nuestro reto en la formación de nuestros equipos, para que en un futuro, con el aprendizaje, estén preparados para asumir nuevas responsabilidades, nos sustituyan o ocupen nuevas posiciones en las organizaciones. Qué recompensa para el que enseña que las buenas calificaciones de sus alumnos y qué orgullo pensar en que contribuimos a forjar su carrera profesional.

“Los directores deberían fijarse en los puntos fuertes de la gente y no en sus debilidades. En lugar de pensar obsesivamente en las áreas en las que el trabajador es débil, averigua lo que hacen bien, determina el contexto en el cual es positivo y deja que lo haga. Resta importancia a sus defectos.

La función de una organización es hacer la fuerza humana productiva y eso se consigue construyendo a partir de las cualidades positivas de la gente y no lamentando sus limitaciones”. Peter F. Drucker

 

Si te ha gustado este artículo, compártelo en redes sociales y haz tus comentarios aquí. Gracias

 


Por Montse Sánchez-Agustino
 
 
 
Deja tu comentario