Jueves, 7 de noviembre de 2013

Gestión de conflictos

Gestión de conflictos ( Imagen by Manu Dibuja)

Trabajar en una organización supone compartir un proyecto común, unos objetivos, y seguir el camino del planteamiento estratégico diseñado. En las organizaciones, en los equipos de trabajo surgen conflictos que hay que saber gestionar de manera productiva para conseguir ser mejores, pues desde la diversidad aprendemos más intra e interpersonalmente.

No hay que temer opinar inteligente y educadamente sobre los temas que nos competen. Y pongo el énfasis en el adverbio educadamente porque en el momento que uno pierde la educación y los modos se descalifica asimismo, es fuente de caos y más conflicto.

Los conflictos, al final, tienen que ver con desacuerdos inducidos por múltiples motivos, en los cuales siempre hay un porcentaje muy elevado de carga emocional provocada por fuerzas externas o propias (internas) que tienen que ver con los rasgos de personalidad de las partes, dado que los problemas los plantean las personas.

En los conflictos se debe separar muy bien los hechos del individuo y a los hechos buscar soluciones y las correcciones pertinentes si realmente son fruto de desacuerdos.

Son fuente de conflicto:

-  Falta de información.

-  Departamentos dentro de las organizaciones que tienen objetivos propios. De fácil resolución: uniendo sinergias y teniendo al menos un porcentaje del objetivo común.

-  Inadaptación al cambio.

-  No aceptación del rol que tiene cada uno en la organización.

Resistencias pasivas dentro de las organizaciones y de los equipos de trabajo, terriblemente dañinas.

- Ataques directos a las personas y no a los hechos. Actitudes denostables.

- Y lo que es muy frecuente, que no coinciden las expectativas, que tienen que ver con el éxito en el cumplimiento de unos objetivos concretos y por tanto con el comportamiento propio de cada uno.

Ante un conflicto, deberemos tener en cuenta si merece la pena enfrentarse. Si el desencuentro está dentro del grupo de trabajo que uno lidera, yo diría que siempre hay que encararlo cuanto antes, pues ocurre como con la nieve… la nieve primeramente es un copo, para pasar a una bola que se puede convertir en algo de grandes dimensiones.

Hay métodos preventivos que evitan los grandes conflictos, esas verdaderas guerras que a veces lamentablemente se dan en las organizaciones…, la prevención es hacer una selección adecuada teniendo en cuenta las afinidades e incompatibilidades de las personas, tanto con el resto de componentes del grupo como con quien lo dirige. Además de una correcta selección, tener en cuenta el binomio formación-educación. Éste abre mentalidades, hace que las personas estén preparadas para el cambio y hacia otras alternativas y, minimiza los conflictos. Y los que se producen, siempre son fruto de riqueza y de aportaciones siendo su valoración y balance muy positivo.

Para gestionar un conflicto deberemos sacar lo mejor de nuestro yo, nunca de manera defensiva, sino separando la persona del problema, hasta conseguir una solución de mutuo acuerdo y el compromiso de la solución.

Si te ha gustado este artículo, compártelo en redes sociales y haz tus comentarios aquí. Gracias

 

 


Por Montse Sánchez-Agustino
 
 
 

10 comentarios.

  • Olga Pizarro
    13-11-2013

    gracias por el aporte, ayer justamente se generó un conflicto en el equipo, ahora me quedo más tranquila. Pensando que efectivamente hay que distinguir y analizar racionalmente el problema antes de actuar.

    • Montse
      14-11-2013

      Me alegro haberte ayudado. Además de lo que mencionas es muy importante no dejar que los problemas se resuelvan solos, ni que se hagan bolas de nieve.

  • 19-11-2013

    Aportaría a esa no adaptación al cambio, el miedo. El miedo hacer reaccionar a la gente de forma realmente sorprendente. Sobre todo en este entorno laboral líquido.

    Abrazo y enhorabuena por el post.

    • Montse
      19-11-2013

      Una muy buena observación. Y gracias por recordármelo pues ese miedo es real y pone a prueba a los profesionales y a las personas de verdad. Es cierto que es más frecuente en este entorno laboral “líquido” (¡cómo me gusta esta descripción!, me vas a permitir parafrasearla) que estamos viviendo, pero también ocurría en épocas pasadas cuando nadábamos en la opulencia. Yo que he vivido varias adquisiciones, joint ventures, etc, y ya hace varios años de ello…, ese miedo vive en las personas, lo he percibido en algunos, y mientras que unos los canalizan bien y se manifiesta por el temor de perder su puesto de trabajo, otros no sabiendo esperar, lo aprovechan para tener un comportamiento deleznable con otros compañeros….la ley de la jungla. Pero esto como en todo permite poner a la gente en su sitio y saber con quién cuentas y con quién no. Quién actúa correctamente y quién es ruin.

      Gracias por tu aportación José.

      Un saludo

      Montse

      • 19-11-2013

        Totalmente de acuerdo.

        Te dejo mi visión de empleo y el concepto líquido,

        http://elsociologoliquido.blogspot.com.es/2013/10/definiendo-la-idea-de-cambio-sociologia.html

        Beso fuerte ;)

      • Montse
        21-11-2013

        Interesante post y gracias por compartirlo conmigo y con los lectores. Aunque hay algo que no estoy de acuerdo y es en la última frase “porque si la felicidad puede ser un estado, sólo puede ser un estado de excitación espoleado por la insatisfacción”, pues por el contrario creo que tiene que ver mucho con la satisfacción.
        Un abrazo.
        :-)

  • 19-11-2013

    Montse me ha gustado mucho el post y especialmente la diferenciación que realizas entre formación y educación.

    Este es un punto super interesante pues es frecuente que este binomio esté quebrado, especialmente en algunos pseudo-líderes de organizaciones que pierden la perspectiva de la educación al tener que mitigar ciertas debilidades en el trato personal e imponer de forma exclusiva su preparación técnica/académica.

    Creo que daría bastante de si para hacer un post orientado a esta idea.

    Muchas gracias por compartir tus pensamientos

    abrazo, Miguel

    • Montse
      19-11-2013

      Gracias Miguel, como siempre, por tus aportaciones.
      Es realmente cierto lo que planteas. Valoraré la idea del nuevo post centrándome en el binomio.
      Un abrazo

    • Montse
      19-11-2013

      Por cierto, ¿sabes que me gusta hablar de binomios?. :)

    • Montse
      26-1-2014

      Aunque no exactamente en el sentido que me propones, tienes un post ” Jefes Tóxicos” en los que encajarían perfectamente los pseudo-líderes que mencionas.
      En lo que se refiere a la educación léete el siguiente artículo: http://sanchezagustinoconsultores.com/las-buenas-formas/
      :-)

Deja tu comentario