Jueves, 6 de febrero de 2014

Ves, sientes, escuchas

Ves Sientes Escuchas

Ves, sientes, escuchas. Chinatown. San Francisco ( Imagen by MSAM)

El pasado viernes asistí a una clase de PNL ( P = programación = programas de comportamiento; N= Neurología = nuestros 5 sentidos; L = Linguística = comunicación verbal y no verbal ) ya que me fascina este mundo del lenguaje en toda su amplitud. No salí defraudada y si reforzada en cuanto a la importancia que yo le doy al lenguaje y a la comunicación.

Me quedé con dos nociones básicas de la PNL :

1- Nuestra representación interna del mundo no es el mundo mismo, sino una representación reducida del mismo.

2- Toda conducta tiene siempre una intención positiva y hay que buscarla.

Importantes aseveraciones ¡ verdad!.

He querido titular este artículo, Ves, Sientes, Escuchas, pues con estas palabras realizamos un ejercicio que recomiendo que hagan, y no empatía, por la fortaleza de estos tres verbos juntos más que un única palabra, empatía, y que tienen mucho que ver con ella.

Ver, sentir, escuchar (pronúncienlos pausadamente…, siéntanlos), otra vez…, ver, sentir, escuchar. Para los tres hay que tener una sensibilidad acusada, porque hablamos de profundidad, de introducirse a fondo en lo que significan y además,  a nivel sensorial, de los sentidos.Y que importancia tienen las tres a la hora de liderar.

El ejercicio, en breves palabras, consistía en pensar a nivel individual en una situación desagradable, una riña, por ejemplo, y visualizar la escena de nuestra persona y la otra entre las que tenía lugar el enfado, de tal manera, que quien visualizaba se metía en la piel primero de uno mismo y luego del ajeno, para ver, sentir y escuchar desde dentro a él mismo primero y luego al otro. Sintiendo al ajeno como si mismo. Parece un galimatías, pero no lo es.

La importancia de que les cuente este episodio es precisamente para relacionarlo con la empatía, que es ponerse ” en las zapatillas del otro”. Y que tanto se nos olvida a veces. Y cuan importante es para quien lidera un equipo, quien debe hacer trabajar desde la empatía a los miembros del grupo para evitar conflictos.

Lo más llamativo y lo que nos costó más a todos los que asistíamos a la clase, fue encontrar la intención positiva de cada uno de los episodios que cada uno trabajó a nivel individual con su escena particular y la importancia de encontrar esa intención positiva para comprender al otro. Curioso. Aunque el ser empáticos no quiere decir que estemos de acuerdo con el otro, pero si respetar su posición y comprenderla.

Por otro lado enfatizamos en la importancia de la comunicación no verbal, que como les dije en un artículo anterior es el 80% de nuestra comunicación. Y vuelvo a insistir en ello, por su trascendencia en las esferas social, laboral, política y personal.

La empatía forma parte también de la llamada inteligencia emocional, tan importante para el individuo y por añadidura para quien gestiona personas.

Ver, sentir, escuchar, ser empáticos, comunicarnos adecuadamente, además de otras capacidades de la bien llamada inteligencia emocional, nos procurarán la habilidad para realizar mejor nuestros cometidos.

Si te ha gustado este artículo, compártelo en redes sociales y haz tus comentarios aquí. Gracias


Por Montse Sánchez-Agustino
 
 
 
Deja tu comentario